Home / Criptozoología / Los Kappas: no te acerques demasiado al agua

Los Kappas: no te acerques demasiado al agua

En el folclor japonés existe una criatura vinculada al agua; un espíritu que se dice habita y cuida ríos y lagos, capaz de aterrorizar así como ayudar a la gente: Los Kappas.

Los Kappas, en el antiguo Japón se les trataba como espíritus del agua, que acarreaban tanto fortuna como desgracia a las personas que vivían cerca de algún río, lago, estanque, pantano o cualquier cuerpo de agua natural.

Se les describía como horrendas criaturas con un cuerpo de forma humana, pero de piel verde y escamosa, manos y pies palmeadas como anfibios, en muchas ocasiones se les atribuía un cuerpo pequeño como el de un niño, y en otras tantas llevaban en su espalda un caparazón como el de una tortuga; pero lo más extraño de todo era un pequeño hoyo en su cabeza en el que siempre almacenaban agua.

Se decía que si el agua en el pozo de sus cabezas se llegaba a caer o desaparecer por algún motivo, los kappas perdían sus habilidades mágicas, entre las que se encontraban controlar el agua, fuerza y velocidad sobre humana, así como dejar en quien tocara una terrible enfermedad o “maldición”; si el agua de sus cabezas era robada, o se evaporaba con el sol, los kappas además de perder sus poderes también podrían quedar como simple animales o incluso morir.

Una de las historias o leyendas más contadas donde aparecen los kappas, es sobre la de un niño que acompañaba a sus padres en la cosecha de arroz, en esta historia el niño ve cómo sus amigos se van para ir a jugar aun río y quiere unirseles también. Sin que sus papás se dieran cuenta el niño se escabulle entre los arrozales… pero no se da cuenta que lo van siguiendo. Ya en el río los niños juegan, ríen, brincan y se zambullen en el agua. Cuando toman un descanso para comer, a uno de ellos se le caen los pepinos al cause del río y este se los lleve cuesta abajo. Después de un rato de haber comido, los niños vuelven al agua por última vez; todos salieron del río de uno por uno …y cuando el hijo de los agricultores quiso salir, una criatura de color verde se le arrojó encima; la mandíbula del monstruo atrapó el brazo del niño y lo hundió de nuevo en el agua para ya no salir. Lo último que vieron los niños fueron el agua teñirse de rojo y después las cabezas de los kappas con agua en ellas, emergiendo para correr entre las plantas y del río.

Quizá la historia fue inventada para que los niños obedecieran a sus padres, o quizá así contaban la leyenda a los niños para que no se alejaran tanto cuando estuvieran en cuerpos de agua. Lo que es cierto es que muuuuchas personas son 100% creyentes en estos seres; e incluso hay quienes los consideran como algún animal que encaje en la criptozooología. Pero los creyentes tradicionales, suelen arrojar pepinos a los estanques cerca de sus casas para que estas criaturas no salgan a devorar a nadie. Según la leyenda lo único que adoran más, pero mucho más que comer niños, es comer pepinos. Además ofreciéndoles ese tributo los kappas les ayudarían a regar sus cultivos.

Entonces zombusineross ¿estarían tranquilos nadando en estanques de Japón?

Acerca de Zombusiness

El portal de lo sobrenatural y lo extraño que te hará pasar un rato de terror. Zombies, Extraterrestres, Criptozoología, Paranormal, Frikie, Geek y mucho más

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *